El coronavirus puede ser nuestra última advertencia para dejar de explotar animales

El hecho es que la forma en que tratamos actualmente a los animales que explotamos y sacrificamos para obtener comida, no solo es cruel y poco ético, sino que también es realmente estúpido.


ARI SOLOMON

VEGANISTA.CO


La semana pasada apareció un artículo en The New York Times en respuesta a la creciente amenaza de la nueva tensión de coronavirus.


La pieza cita a conservacionistas que dicen que deberíamos considerar una prohibición total del comercio de vida silvestre para detener futuras pandemias. Se cree que el último brote de coronavirus comenzó en un mercado de vida silvestre en Wuhan, China.


Los expertos ahora señalan al pangolín, un animal en peligro de extinción, y también el animal más traficado en el mundo, como la fuente probable.


Esta no es la primera vez que una tensión de coronavirus cruza la barrera de las especies y afecta a la población humana. La mayoría de nosotros recordamos la epidemia de SARS de 2003, que también fue un coronavirus que saltó a los humanos de un animal llamado civeta de palma. Y luego estaba la epidemia MERS de 2015 que se originó en el Medio Oriente, y vino de los camellos.


Las enfermedades zoonóticas, o enfermedades que pueden saltar de animales a humanos, no son infrecuentes y no siempre provienen de animales exóticos. Muchos provienen de los animales que habitualmente cultivamos y comemos.


La pandemia de gripe de 1918, o gripe española, infectó a más de 500 millones de personas y mató a entre 40 y 50 millones en todo el mundo. Ahora se cree comúnmente que la enfermedad se originó en las aves.


Cuando el virus H1N1, la misma tensión que causó la gripe española, apareció nuevamente en 2009, apareció por primera vez en cerdos. La tuberculosis, la enfermedad de las vacas locas y el MRSA porcino también provenían de animales explotados para la alimentación.


Y la situación solo empeora. Porque, gracias al advenimiento de la agricultura industrial, miles de millones de animales se mantienen rutinariamente en condiciones de hacinamiento y suciedad que les causan un estrés extremo.


Esta práctica aborrecible crea el caldo de cultivo perfecto para que prosperen nuevas enfermedades. Agregue a eso el hecho de que alimentamos regularmente a los animales de granja en dosis bajas de antibióticos y realmente tenemos una receta para el desastre.

Los científicos nos han estado advirtiendo sobre los peligros de todo esto durante años, pero sus advertencias han sido ignoradas. Y ahora parece que las gallinas proverbiales podrían estar regresando a casa para descansar.


El hecho es que la forma en que tratamos actualmente a los animales que explotamos y sacrificamos para obtener comida, no solo es cruel y poco ético, sino que también es realmente estúpido.


Casi el 80 por ciento de todos los antibióticos producidos en los Estados Unidos hoy en día se alimentan a animales en granjas industriales.


Entonces, detrás de cada trozo de tocino que freímos o de pechuga de pollo a la parrilla, se encuentra el potencial para la próxima gran crisis de salud, o una enfermedad como la salmonella resistente a los antibióticos que puede matarlo.

Prohibir el comercio de vida silvestre es un excelente comienzo para tratar de salvaguardar la salud de la población humana de la Tierra, pero si realmente queremos evitar que las enfermedades zoonóticas se conviertan en pandemias mundiales, debemos repensar lo que comemos y cómo tratamos a los animales que explotamos por comida.


El tiempo corre y pronto nos quedaremos sin tiempo.


¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

¡SUSCRÍBETE!



FUENTE: https://veganista.co/2020/02/26/the-coronavirus-may-be-our-last-warning-to-stop-exploiting-animals/

0 vistas

Contacto: comervegano@yahoo.com  |  Recetas veganas, noticias, nutrición y más...