Los carbohidratos con almidón fueron clave para el desarrollo del cerebro humano: estudio

Actualizado: ago 25

Durante años se creyó que comer carne desarrolló cerebros grandes en los humanos, pero un estudio sugiere que los alimentos cocinados con almidón, como las papas, fueron vitales.

Imagen: CORBIS

DAILY MAIL


El cerebro humano es único: ningún otro animal posee un cerebro tan grande en relación con el tamaño de su cuerpo.


Se ha argumentado que un aumento en el consumo de carne podría haber desencadenado el aumento de tamaño, pero ahora los científicos creen que quizás tengamos otro alimento al que agradecer: la humilde papa.



Los investigadores sugieren que el consumo de carbohidratos, particularmente en forma de almidón, fue fundamental para el extraordinario desarrollo del cerebro durante los últimos millones de años.


Dicen que los almidones habrían estado fácilmente disponibles para las poblaciones humanas ancestrales en forma de papas, así como en semillas, algunas frutas y nueces.

El nuevo estudio, publicado en 2015, combina datos arqueológicos, antropológicos, genéticos, fisiológicos y anatómicos para argumentar que el consumo de carbohidratos fue clave en la evolución del cerebro humano.



Hasta ahora, se ha prestado mucha atención al papel de la proteína animal y la cocción en el desarrollo del cerebro humano durante los últimos dos millones de años y se ha pasado por alto en gran medida la importancia de los alimentos vegetales ricos en almidón.

La Dra. Karen Hardy y su equipo de la Universidad Autónoma de Barcelona dicen que hay cinco razones cruciales por las que una dieta rica en almidón es fundamental para el desarrollo humano.


En primer lugar, el cerebro humano utiliza hasta el 25 por ciento del presupuesto diario de energía del cuerpo y hasta el 60 por ciento de la glucosa en sangre del cuerpo.


Si bien es posible la síntesis de glucosa a partir de otras fuentes, no es especialmente eficaz, y tales demandas de glucosa elevadas no se habrían cumplido con una dieta baja en carbohidratos.


Esta necesidad de carbohidratos se habría satisfecho en parte con el desarrollo de la cocina.



Si bien los almidones crudos a menudo se digieren mal en los humanos, cuando se cocinan pierden su estructura cristalina y, a su vez, facilitan la asimilación de los nutrientes.


La capacidad de utilizar el fuego para cocinar habría desbloqueado los nutrientes y habría permitido a nuestros antepasados ​​comer una dieta mucho más amplia que incluía raíces duras y almidonadas.

El embarazo y la lactancia también imponen demandas adicionales sobre el presupuesto de glucosa del cuerpo.


Los niveles bajos de glucosa en sangre materna comprometen la salud tanto de la madre como de su descendencia, lo que sugiere que un cierto nivel de carbohidratos habría sido esencial para la supervivencia.


Además de esto, los carbohidratos con almidón habrían estado fácilmente disponibles para las poblaciones humanas ancestrales en forma de tubérculos, así como en semillas y algunas frutas y nueces.




Los investigadores también señalan que los humanos poseen seis genes de amilasa salival, mientras que otros primates solo tienen dos, lo que aumenta la capacidad de digerir el almidón.


La fecha exacta en la que aparecieron estos genes adicionales sigue siendo incierta, pero el análisis sugiere que fue en algún momento del último millón de años.


La Dra. Hardy explicó que después de que la cocción se generalizó y los genes de la amilasa salival se multiplicaron, esto aumentó la disponibilidad de glucosa en la dieta para el cerebro y el feto, lo que, a su vez, permitió la aceleración del tamaño del cerebro que se produjo desde hace unos 800.000 años en adelante.


Dijo:


"Además de la mayor disponibilidad de energía del almidón, otras ventajas de la coevolución de la cocción y la expresión de amilasa incluyen una reducción en el tiempo de masticación, una mayor palatabilidad y digestibilidad de los alimentos vegetales ricos en polifenoles y una función reproductiva mejorada; es probable que un suministro confiable de carbohidratos glucémicos haya apoyado de manera sostenible el crecimiento fetal, haya proporcionado la ingesta calórica adicional necesaria durante la lactancia y haya mejorado la supervivencia infantil.

El consumo regular de alimentos vegetales con almidón ofrece una explicación coherente de la provisión de energía al cerebro en desarrollo durante el Plioceno tardío y el Pleistoceno temprano, mientras que el desarrollo de la cocción, y un aumento concomitante en la expresión de amilasa salival, explica cómo los rápidos aumentos de tamaño del cerebro desde el Pleistoceno medio en adelante eran energéticamente alcanzables".


La Dra. Hardy agregó: "Comer carne puede haber iniciado la evolución de cerebros más grandes, pero los alimentos con almidón cocidos junto con más genes de amilasa salival nos hicieron aún más inteligentes".


El estudio fue publicado en The Quarterly Review of Biology.


¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

¡SUSCRÍBETE!


FUENTE: https://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-3189454/The-secret-man-s-intelligence-POTATOES-Humans-evolved-large-brains-ancestors-ate-starchy-carbohydrates.html

3,153 vistas