Pediatra explica 14 pasos para hacer la transición de niños omnívoros a veganos

Reshma Shah es pediatra certificada e instructora clínica afiliada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Además coautora del próximo libro, "Nourish: The Definitive Plant-Based Nutrition Guide for Families", que se publicará en noviembre de 2020.

Foto: Kyle Nieber en Unsplash

Reshma Shah

MÉDICO PEDIATRA


Se sabe desde hace mucho tiempo que las dietas centradas en plantas que incluyen verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas promueven la salud y evitan enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas, etc.) que representan la mayor parte de la morbilidad y mortalidad en los Estados Unidos.


Además, sabemos que la agricultura industrial tiene un costo devastador en el medio ambiente, y conocemos las instalaciones de procesamiento de animales y los millones de animales de granja sacrificados para la alimentación cada año.


Como pediatra y madre de dos adolescentes, sé que las decisiones que tomamos con respecto a los alimentos pueden tener un impacto tremendo en nuestra salud y en los problemas relacionados con el cambio climático y la crueldad animal.

Con el mundo cambiado drásticamente de la pandemia global a movimientos de justicia social que piden acción, todos estamos en busca de formas tangibles y prácticas de mostrar nuestros valores.



Una dieta centrada en plantas puede ayudar a abordar muchos de estos problemas globales, pero para algunas familias, la idea de hacer la transición a una dieta más a base de plantas se siente abrumadora, si no imposible.

Los padres, en particular, pueden preocuparse de que sus hijos se resistan a los cambios que aparecen en su lonchera, a la hora de la merienda y en la mesa de la cena, especialmente si tienen niños mayores que están acostumbrados a las comidas típicas de “niños” como nuggets, hot dogs y pizza de pepperoni.


Pero los padres pueden sentirse tranquilos al saber que cambiar la dieta de su familia hacia las plantas no tiene por qué ser una carga. De hecho, puede ser un viaje lleno de alegría, aventura, propósito y, por supuesto, comida deliciosa.


Al hacer la transición para mi propia familia, descubrí que un enfoque acogedor, cariñoso y amable ayudaba a mitigar el conflicto y el estrés. Hice todo lo posible para persuadirlos con una de las mejores herramientas de mi armamento: la comida.



Con un poco de cuidado, pero sin mucho esfuerzo ni trabajo, comencé a preparar comidas totalmente vegetales en casa. Busqué activamente los comentarios de mi familia y trabajé para preparar comidas deliciosas y nutritivas que todos pudiéramos disfrutar.


La acción única y más eficaz que tomé para cambiar a mi familia hacia una dieta a base de plantas fue cocinar una buena comida. Apenas notas lo que extrañas, cuando el plato que tienes delante te hace la boca agua. Hice todo lo posible para preparar y cocinar alimentos vegetales integrales reales para mi familia. Esto no quiere decir que cada comida fuera recibida con alegría y entusiasmo. Sin embargo, la mayoría de las veces, día tras día, funcionó.


Si tu familia parece interesada, o incluso curiosa, el siguiente paso puede ser probar algunos cambios. Hazles saber que estás experimentando y que estás ansioso por recibir sus comentarios y sugerencias.

La comida está destinada no solo a nutrir nuestro cuerpo, sino a conectarnos con aquellos a quienes amamos y nos preocupamos. Si bien adoptar una actitud de invitación en lugar de imponer puede llevar más tiempo, este enfoque ofrece un cambio más duradero y significativo y ayuda a preservar una conexión amorosa con tu familia.



Aquí hay algunos pasos que puedes seguir para comenzar el proceso en tu propia familia.


1. Come más plantas. Esto suena simple, pero el simple hecho de aumentar la cantidad de alimentos vegetales que consumen, necesariamente desplazará a los alimentos de origen animal. Agrega una ensalada, una guarnición de frijoles o un puñado de nueces a sus comidas y bocadillos habituales.


2. Comienza con lo que ya está funcionando y construye un cambio gradual. La realidad es que la mayoría de las familias ya incluyen una variedad de abundantes alimentos de origen vegetal (por ejemplo, pasta con salsa marinara, arroz y frijoles, avena e incluso un sándwich de mantequilla de maní y mermelada) en sus dietas. Si tu familia ya disfruta de algunas comidas vegetarianas, intenta ofrecerlas con más frecuencia.


3. Realiza intercambios sencillos. Mi familia estaba bastante dispuesta a cambiar leches de origen vegetal como la de soya, almendra y avena (¡tantas variedades maravillosas para elegir!) por leche de vaca y apenas notó reemplazos de huevo (como "huevos" de semillas de linaza o chía: una cucharada de semilla mezclada con 3 cucharadas de agua y dejar reposar de 5 a 10 minutos) en el horno.


Debes trabajar para generar cambios gradualmente reemplazando los alimentos de origen animal por alternativas de origen vegetal. El mercado actual tiene tantas alternativas deliciosas a base de plantas que están cada vez más disponibles. Comer más alimentos vegetales no significa que tenga que renunciar a comidas deliciosas y familiares.


Algunas ideas simples incluyen: Tofu revuelto con verduras en lugar de tocino y huevos para el desayuno. Hummus y pita vegetal en la lonchera en lugar de jamón y queso. Burritos de frijoles y vegetales en lugar de burritos de carne. Tofu en lugar de pollo.

4. Considera cambiar los productos de origen animal del plato principal al plato de acompañamiento. Si la idea de llevar una dieta completamente vegana parece imposible, apunta al 80 o 90%. Ya sea lunes sin carne, martes de tofu o vegano antes de las seis. Reducir los alimentos de origen animal en la dieta es un paso en la dirección correcta. La comida en casa es el punto de partida más sencillo. Si un enfoque gradual sirve mejor a tu familia, primero puedes concentrarte en hacer cambios en el hogar y preocuparse menos por lo que sucede fuera de su hogar.


5. Prueba los alimentos de transición. Por lo general, se piensa que los alimentos de transición son alimentos algo (de mínimamente a muy) procesados ​​destinados a reemplazar los alimentos de origen animal como la carne, los lácteos, los huevos y el pescado. Los ejemplos pueden incluir leche de soya, pepitas a base de plantas, queso vegano y hamburguesas vegetarianas.


Los productos difieren ampliamente en términos del grado en que se procesan. En general, cuanto menos procesado es un alimento, más sano y saludable tiende a ser, pero en algunos casos, el procesamiento puede ser beneficioso.


Por ejemplo, muchas leches de origen vegetal están fortificadas con vitaminas D y B12 y muchas “carnes” vegetales proporcionan proteínas absorbibles de alta calidad, así como hierro y B12 añadidos.

Estos alimentos de tipo de transición pueden servir como alimentos ocasionales o convertirse en alimentos básicos cotidianos en la dieta de su familia. Pueden ser especialmente útiles cuando las familias recién comienzan a hacer el cambio, cuando salen a comer o cuando asisten a funciones como una barbacoa familiar. Estos alimentos también pueden agregar un grado de conveniencia durante los días de semana ocupados.


6. Involucrar y animar. Involucra a los niños en la selección y preparación de alimentos. Cultiva algunas verduras o hierbas; deja que tu hijo seleccione frutas y verduras en el mercado; anímalo a que ayude a contar, medir, tamizar, revolver, verter o cepillar. Cuanto más se involucran, más probabilidades hay de que los niños prueben alimentos nuevos.


7. Tener sentido de la aventura. Prueba nuevas recetas (hay una gran cantidad de blogs veganos / a base de plantas, cuentas de Instagram y libros de cocina) y explora nuevas cocinas. Muchos alimentos étnicos (por ejemplo, etíopes, indios, del Medio Oriente, tailandeses) están muy centrados en las plantas y son aptos para veganos.


8. Sé un ejemplo a seguir. Los niños aprenden por lo que ven. No necesitamos tener conversaciones complicadas sobre nutrición con nuestros hijos. Cuando los niños ven a los padres disfrutando de guisantes crujientes o sorbiendo un mango jugoso, es más probable que quieran probarlo ellos mismos.


9. Trata de no ser astuto. A nadie le gusta que lo engañen. Si los más pequeños detectan amargura o una versión menos dulce de su batido favorito, aprenderán a desconfiar de las nuevas ofertas.


Un enfoque diferente podría ser: "Agregué un ingrediente secreto y me pregunto si puedes averiguar qué es", o permitirles que agreguen tantas hojas de espinacas como quieran y gradualmente vayan subiendo. Cuando cuelas cosas, puede que sin darse cuenta esté enseñando a sus hijos que estos alimentos no son agradables.


10. Hazlo divertido y creativo. Usa formas divertidas, una variedad de colores y un sentido de alegría para hacer que la comida sea atractiva para los más pequeños. Además, convertir cualquier cosa en una "barra" (es decir, ensalada, taco, tazones de arroz, etc.) es una excelente manera de hacer que los niños prueben nuevos ingredientes o combinaciones.


También les da cierto control sobre la comida al permitirles agregar cuál y qué cantidad de cada ingrediente quieren probar.


11. Sé un buen oyente. Si a tu hijo realmente le disgusta algo, debes estar dispuesto a escucharlo y ofrecerle un sustituto razonable. No se trata de ser un cocinero de comida rápida, pero si hay algo que puedas hacer que haga que la comida sea más agradable, ¡hazlo!


A uno de mis hijos no le gustan los chícharos calientes o salteados. Entonces, cuando hago un sofrito, trato de reservar un puñado de guisantes para que pueda disfrutarlos crudos.


12. Brinda estructura, calidez y apoyo. Evita empujar, sobornar, escabullirse, restringir y regatear. Centra el enfoque de las comidas en el disfrute.


13. Concéntrate en la aventura. Tan importante como es alimentar a nuestras familias con alimentos nutritivos, tenemos una responsabilidad aún mayor como padres de enseñar a nuestros hijos cómo alimentarse ellos mismos cuando no están en nuestras mesas. Empujar un bocado más de verdes o dos bocados más de cualquier cosa no es el objetivo final. No olvides que la comida y las comidas familiares nos conectan. Sí, la comida debe ser nutritiva. Pero también debe ser deliciosa y definitivamente compartida. No siempre es fácil de hacer, pero cuando nos enfocamos más en la conversación que en la cantidad de bocados de brócoli, todos se sienten más relajados.


14. Sé amable contigo mismo y ten paciencia. Todos solo estamos aprendiendo, experimentando y creciendo.


Al final, nosotros, como padres, estamos haciendo lo mejor que podemos por nosotros y nuestras familias. Si tes sientes abrumado, considera revisar tu "por qué" y ajustar tu ritmo. Busca apoyo, involucra a tu familia y enfócate en el progreso sobre cualquier ilusión de perfección. Avanza con amor, compasión y una generosa dosis de paciencia.


¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

¡SUSCRÍBETE!



FUENTE: https://thekindlife.com/blog/2020/09/this-pediatrician-teaches-us-how-to-transition-carnivorous-kiddos-into-plant-based-wonders/

6,808 vistas

Contacto: comervegano@yahoo.com  |  Recetas veganas, noticias, nutrición y más...